miércoles, 4 de junio de 2008


Los Delfines en peligro de extinción por la pesca destructiva
El barco de Greenpeace MV Esperanza parte mañana para investigar durante cinco semanas las muertes de delfines en aguas europeas por la pesca de arrastre
/noticias.info/ El barco de Greenpeace MV Esperanza parte mañana para investigar durante cinco semanas las muertes de delfines en aguas europeas por la pesca de arrastre. La organización estima que unos 10.000 delfines y marsopas mueren en artes de pesca en esta región cada año. La próxima semana Greenpeace presentará un informe en Galicia en el que sacará a la luz las implicaciones de la flota española. Las poblaciones de delfines y marsopas en aguas comunitarias pueden ser llevadas a la extinción por las prácticas pesqueras destructivas, según un informe presentado hoy por Greenpeace y la Sociedad para la Conservación de Ballenas y Delfines. El informe, titulado El efecto red (The Net Effect), muestra que la pesca con enormes redes, a menudo con una boca del tamaño de dos campos de fútbol, y arrastradas por dos buques a la vez, está provocando la muerte de miles de delfines cada año. En el caso de especies como el delfín común está cifra puede representar la muerte del 5% de su población cada año. Los científicos consideran que la pérdida anual de tan sólo el 1% de una población constituye una amenaza para la viabilidad de una especie. El declive de las poblaciones de delfines y marsopas tendrá un efecto desconocido en los ecosistemas marinos. Cada invierno cientos de delfines y marsopas muertos llegan a las playas británicas y francesas. Estos son tan sólo una parte de los miles de animales que mueren en el mar y no llegan a las playas. Se estima que unos 10.000 delfines y marsopas mueren en artes de pesca en esta región cada año. El "arrastre pelágico", arte de pesca empleado para la captura de lubina, jurelo, caballa, merluza y bonito en verano, están amenazando particularmente a los delfines comunes y a los delfines listados, pero también afecta a otras especies, como delfines mulares y a calderones. Buques pesqueros británicos, franceses, irlandeses, holandeses, daneses y españoles que faenan en el Canal de la Mancha, el Golfo de Bizkaia y el Mar Céltico se encuentran entre los responsables de este problema. El barco de Greenpeace MV Esperanza partirá mañana de Londres para investigar durante cinco semanas las pesquerías identificadas como responsables de estas capturas insostenibles de delfines. Junto con la tripulación de Greenpeace estarán en el barco expertos de la Sociedad para la Conservación de Ballenas y Delfines. "Los Estados Miembros de la Unión Europea tienen la obligación de proteger las poblaciones de delfines y marsopas. La Directiva Hábitats los obliga a hacer un seguimiento de las capturas accidentales de cetáceos y a asegurar que la actividad pesquera no tenga un efecto negativo sobre sus poblaciones, obligación que, claramente, no están cumpliendo", ha declarado Sebastián Losada, responsable de la campaña de pesca de Greenpeace. Una tras otra, las pesquerías europeas muestran evidentes signos de agotamiento. El declive de las poblaciones de cetáceos en nuestras aguas es un signo más de una crisis pesquera que los Gobiernos y la propia industria se niegan a afrontar. "El uso de prácticas pesqueras destructivas y el enorme esfuerzo pesquero existente en aguas comunitarias, muy por encima de los niveles sostenibles, son la raíz del problema. Greenpeace demanda que las reducciones de flota afecten en primer lugar a aquellos sectores con mayor impacto sobre la biodiversidad", añadió Losada. La captura accidental en artes de pesca de delfines, marsopas y otras especies marinas es considerada globalmente como uno de los más graves problemas que enfrenta la biodiversidad marina. Se calcula que unas 300.000 ballenas, marsopas y delfines mueren cada año por este motivo. Globalmente, se estima que un 23% de las capturas es devuelta, sin vida, al mar.

Viedeo, animales en extincion!!!!!

Hora en Argentina, Corrientes